Hay 4 palabras que pueden cambiar la vida de los más de 36 millones de niños y niñas refugiados en el mundo que huyen de la guerra, la pobreza o la violencia. ACOGER, PROTEGER, PROMOVER, INTEGRAR…

Hay 4 palabras que pueden abrir…

el mundo.

A finales de año los Estados miembros de las Naciones Unidas adoptarán los Pactos Globales sobre Migración y Refugio y queremos que incluyan estas 4 palabras que nos propone el Papa Francisco para influir en los gobiernos y lograr un cambio en las políticas que permiten y promueven la guerra, la violencia y la desigualdad.

Sólo un 50% de niñas y niños refugiados asiste a la escuela primaria.

Los niños, niñas y jóvenes menores de 18 años son el grupo de edad más afectado por el desplazamiento forzoso, constituyen el 52% de la población refugiada del mundo. Además, pasan una media de 17 años en esta situación.

Muchas niñas y niños refugiados pasan todo su periodo educativo en situación de refugio, ya sea en un campo de refugiados o en asentamientos urbanos. Y sólo un 61% de ellos asiste a la escuela primaria, frente al 91% del resto de los niños y niñas en el mundo

33 millones de niños y niñas en el mundo son refugiados y desplazados.

Están solos.

Junto al Servicio Jesuita a Refugiados (JRS), atendemos a más de 14.500 niños y niñas refugiados en países como Líbano, Chad, Sudán del Sur o República Centroafricana, trabajamos por una educación de calidad que abra las puertas de su futuro y les permita seguir jugando y disfrutando de la infancia en su presente.

Acoger

Kristóf Hölvényi / JRS MENA

Acoger

Angela Wells / JRS

Integrar

Kristóf Hölvényi / JRS MENA

Acoger

Angela Wells / JRS

¡GRACIAS!

ENTRECULTURAS